Servicio tecnico secadoras Madrid
Servicio tecnico secadoras Madrid

Piezas secadora

Hay distintos tipos de secadoras: las de soplo de aire caliente, las de condensación y las de detección automática de humedad. Cada una tiene algunas piezas o funciones que difieren ligeramente de las otras, sin embargo el principio básico de una secadora es la de usar el aire caliente para secar la ropa. Aire que recoge el aparato de la habitación en la que se encuentra. Es por ello que se recomienda evitar situarlo cerca de ventanas o corrientes de aire.

 

Tipos de secadoras

1) De soplo de aire caliente

2) De condensación

3) De detección automática de humedad

 

Todas ellas comparten unas etapas de trabajo y unas piezas básicas para que las prendas se sequen. Es proceso puede explicarse de forma resumida en seis distintas etapas como podemos ver:

 

1) La máquina aspira aire frío de la habitación a través de un mecanismo basado en un ventilador, y pasa sobre o a través de un calentador, en forma de espiral generalmente que le aporta la energía térmica necesaria para calentarlo, proveniente de la energía eléctrica que toma de la red. Este aire caliente llega a la zona del tambor, que es donde se introduce la ropa o las prendas que se van a secar.

 

2) La rotación del tambor logra que la ropa gire y se separe del resto en su movimiento, generando unos espacios huecos por donde este aire caliente entra en contacto con ella, o más concretamente, con su humedad. Este aire caliente transfiere su energía térmica a las partículas de humedad (de agua), que adquieren mayor energía y se evaporan, o lo que es lo mismo, se desprenden de la ropa, para que ésta se seque.

 

3) Después de que el aire, antes seco y caliente, haya estado en contacto con la ropa y la haya secado, ahora tenemos un aire más fresco y húmedo. Este aire, que ya no es útil para el secado de las prendas, puede ser tratado de dos maneras diferentes:

 

a) Ser expulsado hacia fuera de la secadora, a veces a través de una manguera de ventilación o por unas canaletas directas. Es por ello por lo que en ocasiones podemos percibir una sensación de brisa o viento cuando estamos cerca del electrodoméstico y está funcionando un ciclo de lavado.

b) Ser conducido a través de algún tipo de condensador para convertir la humedad (en forma de vapor de agua) en gotas líquidas, y ser recogidas para su eliminación posterior. El aire, ya seco y menos frío, puede recircular nuevamente por el sistema calentador, y repetirse el proceso continuamente.

 

4) Las máquinas de detección automática de humedad o de “auto-sensing” usan un circuito de resistencia para determinar el nivel de humedad que permanece aún presente en la ropa. El principio en el que se basan es que el mismo material húmedo conduce mejor la electricidad que estando seco. Es decir, que una carga de ropa húmeda produce menos resistencia eléctrica que una seca. El sensor está directamente conectado al temporizador y al regulador de temperatura, dándole las órdenes correspondientes de tiempo y calor necesarios para terminar de secar la ropa. Algunos modelos de secadoras más sofisticados permiten la elección por parte del usuario del grado de sequedad o humedad que prefieren como resultado final en su ropa, permitiendo tratar con más mimo a las prendas que son más delicadas en la colada.

5) La última etapa de cualquier programa de secado implica el funcionamiento de la secadora sin calor, proceso ideado para permitir que la carga se vaya enfriando suavemente. Esto se hace con dos propósitos: reducir el gasto energético que supone el uso del calor, y la teórica eliminación de la necesidad de planchado. Sin embargo no todas las prendas se comportan igual y siguen necesitando de un planchado posterior para tener el aspecto deseado.

 

6) La temperatura es controlada por uno o más termostatos en todo momento, y estará limitada por algún tipo de dispositivo de seguridad. Esto suele ser un fusible térmico como mecanismo habitual. El fusible térmico está diseñado para romper el contacto eléctrico hacia el calentador si la secadora se calienta demasiado. También puede haber presente el llamado termostato límite. El termostato límite es un interruptor de seguridad que también puede romper el contacto eléctrico hacia el elemento de calefacción de la secadora si se detecta que el aparato está demasiado caliente.

 

Como puede verse, todas las secadoras comparten cosas básicas en su funcionamiento: no pueden diferir mucho en su principio, que es el de usar aire caliente para reducir la humedad presente en las prendas que reciben. Sin embargo, cada uno de los tres tipos de modelos tiene unas particularidades en sus funciones o componentes, que obligan al técnico que se encarga de su reparación a tener el conocimiento y la experiencia suficientes para afrontar cualquier tipo de avería en el electrodoméstico.

 

Si lo que está buscando es un servicio técnico de reparación de secadoras, puede contactar con nosotros llamando al teléfono 916125277. Nuestros técnicos trabajan en la Comunidad de Madrid, y ofrecen un servicio de reparación en el que no cobran desplazamiento. Trabajan los siete días a la semana y en la mayoría de festivos que se dan a lo largo del año. Si tiene estropeado su electrodoméstico, puede confiar en nosotros para repararlo y recuperar su funcionalidad, tenemos a nuestras espaldas muchos años de experiencia y muchos aparatos reparados. Podemos ofrecerle un trabajo eficaz, rápido y económico, ¡no dude en llamarnos! Pondremos solución a su incidente y podrá volver a recuperar a su electrodoméstico aliado.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Todas las imágenes y textos publicados en este sitio web están bajo la protección de las leyes de copyright, siendo propiedad de sus titulares y quedando prohibida su reproducción total o parcial